Contexto

En el Territorio Histórico de Álava confluyen las Regiones Biogeográficas Atlántica y Mediterránea, cuyo límite lo marcan una serie de cadenas montañosas al sur del Territorio. Aunque Izki se ubica totalmente en la zona atlántica, los procesos ecológicos de este enclave están claramente influenciados por el ambiente mediterráneo, pudiéndose considerar como un área de transición.

En este espacio son varios los enclaves de notable interés, pero destaca especialmente la superficie ocupada por un tipo de roble, el tocorno o marojo (Quercus pyrenaica). Aunque esta especie está presente en otras zonas de Álava no existe ningún otro lugar en el que ocupe tanta extensión ni en tan buenas condiciones.

Este marojal presenta, sin embargo, ciertos problemas de conservación. En general se está produciendo una lenta pero constante sustitución del marojal por el hayedo, un tipo de bosque más abundante en el conjunto de Álava, pero con menor interés en Izki. Este proceso de colonización se debe fundamentalmente al escaso vigor de los pies de marojo que tienen un sistema radicular añoso, frente a la elevada capacidad del hayedo para crecer bajo la sombra del marojal.

El proyecto PRO-Izki gira en torno a la protección de este hábitat forestal y los pequeños enclaves higroturbosos inmersos en la masa boscosa e incluye acciones de conservación dirigidas hacia algunas de las especies de fauna asociadas a estos hábitats, como el pico mediano (Dendrocopos medius), el murciélago de Bechstein (Myotis bechsteinii) y la rana ágil (Rana dalmatina).