Ganaderos

La ganadería hoy

La ganadería extensiva de montaña es la clase de ganadería que se ha practicado en la montaña alavesa, y concretamente en las montañas de Izki. Es un tipo de ganadería adaptada a las duras condiciones de montaña. Debido al sustrato arenoso predominante, la agricultura presenta en Izki rendimientos muy bajos, y el único recurso destacable es el potencial forrajero de los prados altos y las zonas de pastos en los claros del espacio forestal predominante.

La finalidad de esta ganadería es la cría de terneros y potros, y en menor grado la cría y engorde de corderos.

 

Las comunidades pastoriles, un legado de la montaña alavesa

Las condiciones geográficas y climáticas de la montaña alavesa propiciaron que se mantuvieran las estructuras organizativas de antaño basadas en las comunidades de montes, en vez de la cultura agraria donde se prima la propiedad del suelo.

Estas estructuras organizativas han sido llamadas Comunidades, Parzonerías o Divisas, y han perdurado en Izki hasta bien entrado el siglo XIX. La estructura más elemental de la organización de la tierra era la casa o foguera. Un miembro de cada foguera acudía al concejo del pueblo, que tomaba las decisiones pertinentes sobre el aprovechamiento de sus tierras. Cada pueblo, cuya autoridad estaba formada por una representación de su concejo, podía tomar decisiones sobre las tierras de todo el valle en las reuniones del Ayuntamiento, organización institucional de ámbito superior. A su vez, cada Ayuntamiento podía nombrar un Alcalde montañero para que le representara en la Junta del monte, un grado institucional aun más superior que gestionaba las tierras de una demarcación.

De esta forma, mediante decisiones democráticas directas y representativas, desde las instituciones más simples como la foguera, se iba ascendiendo escalonadamente, para tomar decisiones sobre terrenos más extensos.