Rana ágil (Rana dalmatina)

En Izki

La rana ágil es un habitante común de Izki, donde ocupa las áreas boscosas y con hojarasca durante todo el año y las zonas húmedas durante la época de reproducción. Las densidades de este anfibio en Izki son destacables a nivel regional por lo que la conservación de sus hábitats es especialmente relevante.

Entre la hojarasca

Especie de origen europeo meridional con una distribución amplia, desde el centro y sur del continente hasta el Cáucaso y los Urales. En la Península Ibérica su distribución se concentra sólo en determinados enclaves de la CAPV y Navarra.

Anfibio terrestre con preferencia por la hojarasca y el sotobosque de bosques caducifolios. Durante su periodo reproductivo (febrero y marzo) ocupan las masas de agua inmersas en formaciones boscosas o en sus proximidades. Esas zonas húmedas se caracterizan porque son de cierta entidad, estables y con una vegetación palustre bien desarrollada que permite la fijación de las puestas.

Las primeras larvas metamorfoseadas aparecen a finales de mayo, pero es a lo largo de junio cuando la metamorfosis se realiza de forma generalizada. La madurez sexual la alcanzan los machos a los dos años y las hembras a los tres años de edad. Su actividad es preferentemente crepuscular o nocturna, aunque puede observarse durante el día en la estación reproductora pero con buenas condiciones de humedad. La dieta de los adultos se basa en coleópteros, gasterópodos, larvas de insectos y arácnidos, la de los juveniles se compone de colémbolos, isópodos, dipteros y arácnidos, y las larvas se alimentan de algas, fanerógamas y detritus. Sus enemigos naturales son algunos reptiles, rapaces nocturnas (lechuza común y cárabo común) y algunos mamíferos como el turón.

La principal amenaza que sufren los anfibios en la actualidad es la alteración, reducción y destrucción de sus hábitats, en particular de los reproductivos, sobre todo en relación a las larvas, muy susceptibles a los productos contaminantes presentes en el agua, como por ejemplo los fertilizantes nitrogenados, que parecen estar contribuyendo al declive de los anfibios. En el caso de la rana ágil este problema se agrava como consecuencia de la escasez de masas de agua de características ecológicas óptimas, lo que provoca concentraciones de la población en lugares muy concretos, que las hace muy vulnerables ante cualquier amenaza.

La tala o destrucción de los robledales también constituye un grave problema que provoca un mayor aislamiento de las poblaciones.