Pico mediano (Dendrocopos medius)

En Izki

El pico mediano es un residente del marojal de Izki con densidades notables de hasta 25 individuos/km2, lo que supone en torno a un 20% de los efectivos de la Península Ibérica. Izki juega un importante papel en la conservación de esta especie tanto en términos cuantitativos, como por ejercer de enlace entre las poblaciones de la Cordillera Cantábrica y Pirineos.

La importancia de la madera muerta

El pico mediano se distribuye desde Europa Occidental hasta Irán, si bien sus núcleos de población principales se encuentran en el centro y este de Europa siendo en Europa occidental donde su situación es más precaria. En el País Vasco está catalogada como “vulnerable”.

Esta especie habita principalmente en bosques de robles caducifolios, aunque puede ser observado en bosques de haya, fresno o castaño. Se alimenta fundamentalmente de insectos que captura entre las grietas de la corteza de troncos y ramas, en la superficie de hojas y ramas delgadas, o excavando en la madera muerta a la búsqueda de larvas de xilófagos.

Al contrario que otros pícidos, rara vez reutiliza oquedades y todos los años, tras el emparejamiento, tallan un nuevo nido, para lo que suelen elegir árboles parcialmente muertos.

Su relativa dependencia de hábitats bien conservados sugiere vulnerabilidad a los impactos humanos directos o indirectos, especialmente las repoblaciones y manejos forestales desfavorables a sus requerimientos.